Una vez tomada la decisión de casarse los novios deben comenzar a programar y planificar todo aquello que es necesario para que la boda sea un éxito. Esto es algo que puede llevar de cabeza a algunas parejas, porque bien sea por falta de tiempo, o cualquier otro motivo, los novios pueden verse desbordados por la situación.

Aunque existen muchos tipos de bodas (las hay que se organizan en un corto periodo de tiempo), en este post nos vamos a centrar en lo que sería el periodo medio.

Para solucionarlo hay que clasificar primero aquellas tareas clave que son imprescindibles y que deben realizarse con más antelación, de aquellas otras que bien pueden hacerse en menos tiempo y/o pueden ser prescindibles.

Dentro del primer grupo, las tareas o pasos clave debemos mencionar:

  • Elegir la fecha y el lugar de celebración, tanto de la ceremonia como del banquete. Si es una boda civil, la fecha dependerá de la disponibilidad de los juzgados y si es religiosa, de la Iglesia elegida. Lo mismo ocurre con el restaurante, ya que los hay que sólo disponen de un único salón, por lo que es más difícil coger una fecha en concreto si ésta se celebra en temporada alta (de mayo a septiembre). En ese caso, habrá que cerrar cuánto antes la reserva del día. Para evitar complicaciones en estos tres casos: Iglesia, juzgado y restaurante, recomendamos un periodo aproximado y orientativo de un año o año y medio.
  • Elegir los servicios y proveedores de boda imprescindibles, como son el estudio fotográfico (si queréis fotos del día), wedding planners (si queréis delegar la organización de la boda o parte de ella), agencia de viajes, etc. Y aquellas empresas por las que tenemos cierta predilección. Para todos ellos recomendamos un tiempo mínimo de organización entre un año y seis meses de antelación.
  • Elegir el traje de novio y novia. Teniendo en cuenta que va a ser necesario realizarse varias pruebas y arreglos, es recomendable un periodo mínimo entre cuatro y seis meses de antelación.

Trajes-de-novio-2017-zaragoza

Dentro del resto de tareas que podéis dejar para más adelante entrarían por ejemplo:

  1. Elegir los accesorios de los trajes, para el caso del novio: zapatos, gemelos, reloj, etc.
  2. Enviar las invitaciones de boda, elegir los meseros para el banquete, comprar los detalles para los invitados, elegir la decoración de la ceremonia y banquete, el ramo de la novia, etc (entre seis y tres meses de antelación)
  3. Y por último, contratar aquellos servicios adicionales u especiales que queremos que completen el día, por poner algún ejemplo: cortador de jamón, una pulpería, la música para la boda (clásicos, flamencos, jotas, etc), barra de dulces, fotocall, coctelería… y todo aquello que se nos ocurra para la boda. Dependerá también de cada caso en concreto, pero recomendamos un mínimo de tres meses.

¡Esperamos haberos ayudado un poquito para comenzar a planificar vuestra boda!